Flora de Chile

En lo que respecta a la flora del país, debe remarcarse que dada la variedad de ecosistemas que tienen lugar en la vasta extensión latitudinal del país, existe una gran diversidad de especies de plantas. En particular, si se tiene en cuenta la disposición geográfica única de Chile, encerrado entre la Cordillera de los Andes y el Océano Pacífico, muchas de ellas no pueden encontrarse en ningún otro lugar del planeta. Esto determina que esa riqueza natural sea enormemente apreciada alrededor del mundo.

Flora de ChilePara preservar intacta esta biodiversidad, el estado ha establecido la creación de numerosos parques nacionales en diferentes regiones del país, con estrictas reglamentaciones para el control y la protección de las más de cinco mil especies animales y vegetales que se manifiestan en Chile. Esta cantidad de áreas protegidas es sólo superada en Sudamérica por Argentina.

Entre las 2500 especies que son endémicas del territorio chileno, la gran mayoría corresponde a plantas. Las especies típicas del sur del país son: el copihue, una enredadera de la familia de las Philesiaceae con flores rojas, blancas o rosas en forma de campana alargada y con pétalos gruesos que se ha convertido en la flor nacional de Chile; también es característico de la zona el árbol de canela, de una gran importancia cultural para el pueblo Mapuche, originario de la región. En el norte el clima cambia radicalmente y predominan la aridez y el desierto, por lo que la morfología de las plantas locales se modifica por la necesidad de preservar la escasa cantidad de agua que cae sobre ellas en forma de precipitaciones a lo largo del año. En el desierto de Atacama, se destacan la añañuca y la garra de guanaco, que incluso llegan a presentar hermosas infloraciones durante los últimos meses del año, cuando las lluvias se hacen más frecuentes.

La especie más reconocida es sin dudas el alerce, la segunda más longeva del mundo, con especímenes que pueden datarse en varios miles de años de edad.